jueves, 30 de mayo de 2013

María Palos, educadora

   
 ¿Quién es ese extraño que imparte clase de ciencias naturales, de tecnología o de cualquier otra materia? Pasamos juntos meses, a veces años, y apenas llegamos a conocernos alumnos y profesores.  ¿Acaso somos meramente dispensadores de conocimientos?
   María Palos es una educadora, una profesora de tecnología y tutora de un grupo de primero de ESO. Sus aficiones, sus habilidades, y no sólo sus conocimientos, están presentes en sus clases, como nos hacen ver los Ícaros Reporteros.


-Cuando eras pequeña, ¿qué querías ser de mayor?
-Cuando era pequeña ponía todas las muñecas alineadas y les daba clase. También quería ser artista, quería ser actriz y cantante, me gustaba mucho cantar y bailar. Me gustaban muchas, muchas cosas.


-¿Cuáles son tus aficiones favoritas?
-Una de mis aficiones preferidas son las joyas. Me gusta fundir metal y combinarlo con piedras. Y trabajar en el taller. Me gusta ver las joyas cuando las lucen mis amigas, combinar cintas... trabajar con las manos. Otros hobbys: me gusta mucho la música y leer... y cocinar. Me lo paso bien en la cocina, se me pasan las horas volando, mientras escucho música y combino ingredientes.



-¿Cuál es tu comida favorita?
-En general, me gusta mucho la comida italiana y la japonesa. La vietnamita también me gusta mucho.


-¿Cuál es tu animal favorito?
-El gato, sin lugar a dudas. Ya es el tercer gato que tenemos en casa. Os he contado algunas anécdotas de él. Se llama Zits, tiene el nombre de un cómic que os recomiendo, con protagonistas adolescentes y es muy divertido. El gato es el dueño de la casa, siempre está en el sitio más caliente en invierno y en el más fresco en verano. Le gusta beber agua de la ducha. Cuando viene alguien, siempre se porta muy bien.


-¿Cuáles son tus programas favoritos de televisión?
- Ayer, por ejemplo, hicieron un Salvados muy interesante. Me gusta mucho el Intermedio, es una manera de contar las noticias con la que estoy bastante de acuerdo. Algunas películas, algunos reportajes; me gustan especialmente los reportajes en los que salen cachorros.


-¿En qué escuelas has trabajado?
-En unas cuantas. Empecé trabajando como sustituta en Terrassa, después en Cerdanyola, donde empecé a hacer aula taller, fui cap d'estudis allí. Después en Montcada i Reixac, he estado en Torre Baró, en Montcada y, actualmente, tengo plaza en Barcelona, en el Ausiàs March, pero como estoy tan bien aquí, he pedido comisión de servicios y si puedo, me quedaré otro año. Tengo que decir que este centro es un sitio privilegiado, aparte del entorno, los alumnos son una maravilla y los profesores son un buen equipo.


-¿Notas diferencias entre unas y otras escuelas?
-Básicamente, el entorno es importante, en una época trabajaba o al lado del río o al lado de la estación, o de ambas cosas a la vez. El mantenimiento del edificio, la luz, condiciona la forma de trabajar y, por supuesto, los compañeros, muchísimo. Aquí, el departamento de tecnología funciona muy bien. Pero, sobre todo, los compañeros y las familias. Resulta difícil trabajar donde hay enormes problemas, de todos modos estoy a gusto en todas partes.


-¿Te gustaría seguir dando clases en el instituto?
-Sí, sí que me gustaría. He hecho casi de todo, he dado música, ciencias, mates, inglés... Los profesores de primaria hemos hecho un poco de todo, electrónica... Me gusta hacer cosas nuevas, pero de todos modos lo voy a pedir y si me lo dan, ¡fantástico!


-¿Qué cambiarías en el instituto para mejorarlo?
-¡La jornada compactada! -María nos hace reír a todos-. Bueno, no haría muchos cambios, creo que las cosas van bien. Podríamos hacer alguna salida. El taller a veces me agota mucho, aunque me lo paso muy bien; pero hay días en que cinco horas de taller se hacen un tanto duras... Bueno, entraría una hora más tarde -María convierte ahora las risas en carcajadas-.


-¿Cuáles serían tus vacaciones ideales?
-Unas serían en el Alt Empurdà, en la casa de mi familia con un libro, sin demasiadas cosas que hacer, un día que haga un poco de fresco y después irme a dar un baño al club del pantano y remar un poquito.
Otras, ir a una ciudad con movimiento, como Berlín, ir una semanita.
 Me conformo con poca cosa, andar, ir en bici.


   Ha pasado un mes desde que los alumnos de lengua castellana hicieron esta entrevista. Dentro de muy poco haremos una pausa, pero esperamos continuar.