jueves, 24 de enero de 2013

Flechas de oro y flechas de hierro



   Una serpiente llamada Pitón aterrorizaba y mataba a la gente. Apolo cogió su arco y la mató. Al encontrarse con Eros, el dios del amor, discutieron quién era el más poderoso. Eros hirió con una flecha de oro a Apolo y se enamoró de Dafne, pero a Dafne la hirió con una flecha de hierro, la del desamor.
  Dafne, temerosa, huyó de Apolo, que a punto de alcanzarla iba a tocar su hombro. Dafne suplicó la ayuda de su padre, el río Peneo, que la convirtió en árbol: sus brazos se convirtieron en ramas, su cabeza, en la copa y su cuerpo, en el tronco. Apolo nunca podría abrazar a Dafne, pero el laurel (dafne) sería su árbol.
Enrique, Angie y Saray.

Apolo y Dafne de John Waterhouse.

Apolo y Dafne de Bernini.